sábado, 18 de diciembre de 2010

VARGAS LLOSA, NOBEL Y TAURINO


KOLDO LARREA

Diario de Navarra

Vargas Llosa, Nobel y taurino


TRIBUNA CULTURAL El novelista peruano ha defendido siempre la fiesta de los toros, "una de las más audaces y vistosas manifestaciones de la creatividad humana.

PREMIO Nobel de Literatura 2010. Se han escrito miles de artículos sobre este galardón. Unos para elogiar al premiado. Otros para criticarlo. Los más para intentar demostrar que el fallo del jurado ha hecho justicia. En infinidad, se ha desglosado su obra y su vida, hasta el detalle.

Pero, de manera intencionada o no, muy pocos han reflejado una de las más arraigadas aficiones del autor, la taurina. Sí, Mario Vargas Llosa es un gran aficionado a los toros. Así lo ha manifestado más de una vez. Al igual que Gabriel García Márquez, otro monstruo de las Letras, de la literatura. Los dos americanos; uno, de Perú; el segundo, de Colombia; ambos siguen sintiendo la pasión por la fiesta de los toros.

Poco antes de lograr el prestigioso galardón, el escritor peruano había declarado: "Si se prohíben las corridas de toros, habría que prohibir la langosta o el paté". Y también dejó clara después su postura tras la prohibición de las corridas de toros en Cataluña. "Prohibir las corridas, además de un agravio a la libertad, es también jugar a las mentiras, negarse a ver a cara descubierta aquella verdad que es inseparable de la condición humana: que la muerte ronda a la vida y termina siempre por derrotarla. Que, en nuestra condición, ambas están siempre enfrascadas en una lucha permanente y que la crueldad -lo que los creyentes llaman el pecado o el mal- forma parte de ella, pero que, aun así, la vida es y puede ser hermosa, creativa, intensa y trascendente. Prohibir los toros no disminuirá en lo más mínimo esta verdad y, además de destruir una de las más audaces y vistosas manifestaciones de la creatividad humana, reorientará la violencia empozada en nuestra condición hacia formas más crudas y vulgares, y acaso nuestro prójimo".

Y es que Vargas Llosa no sólo vive la fiesta de los toros, la siente y la difunde. Prueba de ello son algunos de sus artículos publicados en los periódicos españoles de mayor difusión, como La última corrida o Torear y otras maldades. Por este último, ganó hace unos meses el premio Manuel Ramírez, galardón que concede el diario ABC. En él, relata una encendida discusión que mantuvo con una culta dama en el transcurso de una cena en Santo Domingo, a la que recordó que "la delicada langosta de la que ella estaba dando cuenta en esos mismos momentos y con evidente fruición había sido víctima, antes de llegar a su plato y a sus papilas gustativas, de un tratamiento infinitamente más cruel que un toro de lidia en un plaza y sin tener la más mínima posibilidad de desquitarse clavándole un picotazo al perverso cocinero".

En el mismo artículo, se puede leer: "Para quien goza con una extraordinaria faena, los toros representan una forma de alimento espiritual y emotivo tan intenso y enriquecedor como un concierto de Beethoven, una comedia de Shakespeare o un poema de Vallejo. Que, para saber que esto es cierto, no es indispensable asistir a una corrida. Basta con leer los poemas y los textos que los toros y los toreros habían inspirado a grandes poetas, como Lorca y Alberti, y ver los cuadros que, pintores como Goya o Picasso, han inmortalizado el arte del toreo, para advertir que para muchas, muchísimas personas, la fiesta de los toros es algo más complejo y sutil que un deporte, un espectáculo que tiene algo de danza y de pintura, de teatro y poesía, en el que la valentía, la destreza, la intuición, la gracia, la elegancia y la cercanía de la muerte se combinan para representar la condición humana".

Cuando se desplazó a Sevilla para recoger este premio, el Manuel Ramírez, el literato asistió a un tentadero en la finca El Parralejo, en plena sierra norte de la provincia sevillana, donde pasta la ganadería de Pepe Moya. Allí disfrutó con la exhibición de toreo que ofreció Finito de Córdoba.

Y del sur al norte. Vargas Llosa ha visitado Pamplona en tres ocasiones, dos -1975 y 2005- durante San Fermín. En una de ellas, según un reportaje publicado en este periódico, confesó lo siguiente: "Tras ver Sangre y Arena quise ser torero. Es una de las cosas más bellas que ha producido la cultura: arte, danza e invención. Es el teatro que puede terminar de una manera trágica como puede terminar la vida humana".

Quizá, tras leer estas líneas, sean ahora más los que no tienen duda alguna de que el toreo, el mundo del toro es cultura y que sirve de manantial cultural para todas las manifestaciones artísticas, incluida ella misma, la de torear, la del multisecular arte de Cúchares. Aunque todavía algunos se resistirán a creer esta innegable realidad. Cuestión de tiempo.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

ENTREVISTA CON EL PRIMER MINISTRO DE CULTURA DEL PERÚ


Por César Terán Vega

Este domingo 5 de diciembre hubo un ausente notable en los tendidos de la legendaria plaza de Acho durante la celebración de la última corrida de abono de la Feria del Señor de los Milagros: el ministro de Cultura Juan Ossio.

A la misma hora en que sonaba el clarín del viejo coso rimense, él ya se encontraba en Estocolmo, Suecia, acompañando a nuestro laureado escritor Mario Vargas Llosa, para participar de diversos actos culturales cuya culminación es la entrega del premio Nobel de Literatura al autor de Conversación en la catedral.

El domingo anterior lo ubicamos cómodamente instalado en el tendido 3 de la plaza, en compañía de otro gran aficionado, el ex Secretario General de Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuéllar.

Allí aprovechamos la oportunidad para sostener esta entrevista en torno a la fiesta de los toros en el Perú y su ubicación como patrimonio cultural inmaterial, actividad empresarial de espectáculos y atractivo turístico nacional.

-Señor ministro, ¿cómo conceptúa usted a las corridas de toros en el Perú?
-Como todo un ritual que conforma parte de la cultura peruana.

-Algunos, sin embargo, lo califican como un espectáculo cruento, innecesario y ajeno a nuestra identidad nacional.
-Es un rito ancestral muy arraigado en el alma popular. Cierto que vino de Europa, pero los peruanos lo hemos adaptado como una expresión mestiza de nuestras raíces culturales, como lo podemos comprobar todo el año en los valles interandinos.

-Precisamente hay quienes critican a las corridas de toros como una costumbre importada y extraña para nuestros pueblos de tierra adentro.
-Todo lo contrario, es un elemento central e indesligable de las fiestas patronales en la mayoría de nuestras provincias. En otros pueblos como Puquio y Cotabambas, por ejemplo, las corridas son parte de las festividades por Fiestas Patrias. En esta última está la presencia del cóndor como genuina expresión de nuestra cultura mestiza.

-¿En la ciudad capital la fiesta brava tiene expresiones y naturaleza diferentes a lo que ocurre en el interior?
-Lima es ya una megalópolis de provincianos. Los migrantes han trasladado a la ciudad sus costumbres ancestrales. Las corridas de toros son muy populares en los asentamientos humanos donde se instalan frecuentemente cosos portátiles con mucha afluencia de personas. Allí se reproduce todo el colorido de las festividades provincianas.

-¿Podría admitir que las corridas de la Feria del Señor de los Milagros en Acho tienen características diferentes y que el público pertenece a estratos sociales más pudientes?
-Acho es parte del mosaico cultural que caracteriza a nuestra Patria, es tradición popular desde la colonia y se acentúa en los años aurorales de la emancipación y en la primera etapa republicana. Se mantiene hasta hoy con su propia personalidad.

-¿Desde cuándo es usted aficionado a las corridas de toros?
-Desde muy joven. Mi afición se acrecentó con la obra de mi maestro José María Arguedas. Su relato Yawar Fiesta es el mejor homenaje a este formidable espectáculo mestizo.

-Hay mucha discrepancia en torno a los impuestos que afectan a los espectáculos taurinos. ¿Considera usted que deben ser exonerados?
-Con esos impuestos el Estado paga obras y actividades sociales que son de necesidad pública.

-¿Se puede aplicar el mismo criterio a las corridas de toros que se organizan en las fiestas patronales de las provincias y en pequeños y apartados pueblos?
-Está en marcha un proceso de descentralización del país en el cual los gobiernos tienen cada vez más autonomía. Creo que en el futuro cada región podría calificar a esos espectáculos de acuerdo a su realidad.

Foto: Javier Pérez de Cuéllar y Juan Ossio.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

TRIBUNAL CONSTITUCIONAL ADMITE A TRÁMITE RECURSO DE INCONSTITUCIONALIDAD CONTRA PROHIBICIÓN DE LOS TOROS EN CATALUÑA


Web de la Unión de Criadores de Toros de Lidia

El Tribunal Constitucional admitió ayer a trámite el recurso de inconstitucionalidad presentado el pasado mes de octubre por 50 senadores del Partido Popular contra la decisión del Parlamento de Cataluña de prohibir las corridas de toros en esta comunidad. El diario ABC publica que el Tribunal comunicó a la senadora del PP y Comisionada de la iniciativa, la decisión de estudiar la posible inconstitucionalidad dirigida contra el artículo 1 de la Ley de Cataluña 28/2010 de 3 de agosto, de modificación del artículo 6 de la Ley de Protección de Animales.

El recurso presentado por el grupo Popular el 28 de octubre, según palabras de su portavoz D. Pío García Escudero en que "la decisión del Parlamento de Cataluña infringe varios artículos de la Constitución y además se ha acogido a unos puntos de transferencias competenciales que no otorgan capacidad al Parlamento para prohibir, sino únicamente para regular".

En cuanto al hecho cultural, el texto expresa la vulneración de cinco artículos de la Constitución Española:

Art. 20: Libertad de expresión, libertad de creación artística, libertad de cátedra y libertad de comunicación.
Art. 27: Derecho a la educación.
Art. 44: Poderes públicos garantizarán y promoverán el enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural y artístico español.
Art. 149.1.1º: El Estado tiene competencia exclusiva sobre la regulación de las condiciones que garantizan la igualdad entre todos los españoles.

Finalmente, lo relativo al hecho empresarial el Partido Popular observa la vulneración de los artículos:

Art. 38: Reconoce la libertad de empresa y se asegura que los poderes públicos garanticen y protegen su ejercicio.
Art. 40: Los poderes públicos promoverán el progreso social y económico.
Art. 128: Establece que la riqueza del país está subordinada al interés general.
Art. 149.1.13º: Establece como competencia exclusiva del Estado el establecimiento de las bases y coordinación de la planificación general de la actividad económica.

jueves, 25 de noviembre de 2010

LA BARBARIE COMPASIVA


Fernando Savater

En los últimos meses, durante la ofensiva antitaurina que culminó con la prohibición de los toros en Cataluña, dos de la palabras más repetidas fueron "compasión" y "barbarie". Dejemos a un lado la fundada sospecha de que en la decisión del Parlamento autonómico tuvo más peso la voluntad separatista de abandonar una tradición compartida con el resto de España que cualquier argumento animalista. Ya se ha insistido incluso demasiado en este aspecto -tan romo de interés teórico como casi todo lo que atañe al nacionalismo- olvidando en cambio los pretextos, que en este caso son más interesantes que el contexto. No se necesita una argumentación ética fundada para que a uno personalmente le desagraden o hasta le asqueen los toros: pero en cambio es imprescindible para prohibirlos en una comunidad con carácter imperativo y general.

Se apela a la compasión como última ratio moral y se nos recuerda el principio budista de no dañar bajo ningún pretexto a otro ser vivo. Con todos mis respetos para Richard Gere y compañía, quienes no somos budistas no nos sentimos obligados por él (sobre todo si comemos carne o pescado y nos curamos con antibióticos, cuyo simple nombre ya promete matanzas): a trancas y barrancas, pero vivimos en un estado laico... hasta en Cataluña. Fuera de esa postura religiosa, no es cierto que la compasión por el dolor universal sea la base de la ética. Sin duda ser compasivo es un sentimiento que nos mejora, pero no un precepto moral ineludible. Paseando por el campo, veo que un gorrioncillo recién nacido se ha caído del nido y pía angustiosamente en el suelo expuesto a todos los peligros: como soy compasivo, lo recojo y lo devuelvo a su hogar... aunque así perjudique a la serpiente que también tiene que comer para vivir. ¡Bravo, tengo buen corazón! Pero si quien gime abandonado en un cubo de basura es un bebé, tengo la obligación ética de ayudarle, me compadezca de él o no. Si no lo hago, no seré poco sentimental o duro de corazón sino claramente inmoral. La diferencia es importante, todo lo que cuenta en la ética -el reconocimiento de lo humano por lo humano y el deber íntimo que nos impone- reside ahí.

Peter Singer, el filósofo que oficia como mentor del animalismo, relativiza esta norma: si el bebé humano padece malformaciones y anormalidades, tengo menos obligación ética de salvarle que al gorrioncillo o a cualquier otro animal sano, en caso de que deba elegir. Y así llegamos al tema de la barbarie. Porque en su sentido prístino y radical, el bárbaro no es quien maltrata o no se compadece de las bestias, sino quien no distingue entre el trato que debemos a los humanos y el que corresponde a los animales. La auténtica imagen de la barbarie no ocurre dentro de la plaza donde se lidia al toro, sino fuera: son esas personas que yacen desnudas, cubiertas de falsas banderillas y pintura color sangre, y que dan a entender que es lo mismo matar a un toro que a un ser humano. Dice una barbaridad el portavoz de ATEA en el País Vasco cuando pide explicaciones porque se condene a ETA pero no a Jesulín de Ubrique y otra aún peor los que se ufanan de alegrarse cuando el toro mata al torero. Donde no se asume la excepcionalidad del vínculo recíproco entre semejantes racionales, ese es el predio de los bárbaros.

Hace poco una conocida novelista mandó una carta a este periódico abogando por los derechos de los animales. Concluía diciendo: "¿No somos también nosotros simple y gozosamente animales?". Sin duda biológicamente somos animales, no vegetales. Pero desde luego ni simple ni gozosamente. Por culpa de ello existen las novelas... y la ética. (Acuarela: Goyo Menaut).

jueves, 18 de noviembre de 2010

LOS EXTERMINADORES DE TOROS


Por Javier Marías

Resulta desalentador comprobar cómo el franquismo, o su espíritu dictatorial, sigue habitando entre nosotros, en nuestra sociedad y en nuestros demagógicos políticos. A todo el mundo se le llena la boca hablando de la libertad de expresión, pero casi nadie tolera que se le lleve la contraria, ni, aún más grave, que exista lo que, según cada cual, no debería existir. La próxima ley antitabaco, por ejemplo, de la que hablé hace unos meses, impide que existan locales en los que se reúnan los fumadores, en vez de aconsejar a los enemigos del humo que se abstengan de frecuentarlos, lo mismo que está vedado el acceso a los casinos y a los bares de topless, supongo, a los menores de edad, o que la mayoría de los heterosexuales procuran no entrar en sitios de ligue gay, porque allí nada se les ha perdido. Esa ley de Zapatero y Jiménez equivale a suprimir los lugares mencionados por si acaso a quien no le gustan se le ocurre meterse en ellos. Dicho sea de paso, mi artículo sobre dicha ley me costó, entre otros reproches, una ruin carta de la Presidenta de Nofumadores.org, en la que insinuaba que quizá yo cobraba de las compañías tabaqueras. De nuevo el espíritu totalitario: si alguien no opina como yo, será porque está comprado.

Vaya así por delante, en esta ocasión, que no soy aficionado a las corridas y que se cuentan con los dedos de las manos las veces en que he asistido a ellas, y sobraría algún que otro dedo. Tampoco tengo ningún contacto con el mundo del toreo ni desde luego he percibido un euro de nadie relacionado con él. Si las corridas se prohibieran, en nada cambiarían mi vida ni mis costumbres, luego carezco de todo interés personal o laboral en su permanencia. Pero tampoco tengo nada en contra de ellas, y en la iniciativa ciudadana de Cataluña que ha dado pie a que los políticos de esa autonomía aprueben debatir en su Parlamento su posible abolición en el territorio, sólo veo, por tanto, un afán más de prohibir aquello con lo que no se está de acuerdo, una muestra más del espíritu dictatorial y franquista que continúa anegándonos y envenenándonos.

Lejos de mi intención hablar de "tradición y cultura" o de "fiesta nacional", esa clase de argumento patriótico me causa alergia. En esa iniciativa se mezclan dos cosas: por un lado, la ignorancia deliberada e interesada de los nacionalistas e independentistas -es decir, su necedad, pues justamente eso significa "necio" en la certera definición del DRAE: "Ignorante y que no sabe lo que podía o debía saber"-, que los lleva a creer -o a fingirlo- que las corridas son algo netamente "español" y no catalán, cuando su afición y arraigo en Cataluña han sido siempre fortísimos y están bien documentados; por otro, la frivolidad extrema de quienes se llaman a sí mismos "animalistas" (no sé si el "ismo" está de sobra) y de los ecologistas. En lo que respecta a los segundos, ya ha señalado el filósofo Gómez Pin en este diario que, según preservadores del medio ambiente, economistas, ganaderos y veterinarios, "el mantenimiento de no pocas dehesas (parques auténticamente naturales, donde un animal criado por el hombre goza de condiciones para realizar su naturaleza específica...) sería inviable sin la fiesta de los toros". Si no hubiera ganaderías hace tiempo que esas dehesas estarían convertidas en urbanizaciones monstruosas, de esas que dicen combatir los ecologistas. En cuanto a los primeros, a los "defensores de los animales", me temo que en este caso se convierten más bien en su mayor amenaza y sus mayores enemigos. ¿Por qué creen que todavía existe el toro bravo o de lidia? Se lo cría y cuida artificialmente y con esmero tan sólo porque hay corridas y otros espectáculos taurinos en nuestro país. ¿Acaso se ve a esa bestia en Alemania, Italia, Gran Bretaña o Rusia, fuera -tal vez- de unos pocos ejemplares que se utilizan como sementales? El toro no viviría espontáneamente. No es un bicho que pueda andar suelto por los campos sin poner en grave peligro a la población humana, ni que pueda valerse enteramente por sí mismo. Si se prohibieran las corridas y dejara de haber ganaderías, ¿quiénes se ocuparían de ellos, de alimentarlos, cuidarlos y controlarlos? ¿Esos "animalistas" a los que hemos visto emocionarse consigo mismos tras la votación del Parlament de Cataluña? Seguro que no. ¿El Estado? No creo que se encargase de tarea tan costosa como improductiva, y, si lo hiciera, es muy probable que los mismos abolicionistas de hoy protestaran por el dispendio inútil a cargo de los contribuyentes.

Quienes quieren acabar con las corridas, en suma, lo que pretenden -o pueden conseguir sin darse cuenta- es extinguir una especie, que sin ellas no sobreviviría. A lo sumo se destinarían a sementales unos pocos toritos, y seguramente se sacrificaría en su nacimiento a la mayoría de los machos. En vez de hacerlo en la plaza, tras darles una vida plena y libre de más de cuatro años, se haría en secreto, nada más ser paridos. Si eso da buena conciencia a los antitaurinos, que me expliquen los motivos. Porque, suponiendo que los taurinos sean "torturadores de animales", los enemigos de las corridas resultarían ser exterminadores de animales. Y, francamente, entre los primeros y los segundos, prefiero con mucho a aquéllos, que al menos les causan una muerte en combate tras permitirles una vida. Éstos ni siquiera consentirían que tuviesen vida, ni que perdurase el toro bravo.

Javier Marías, escritor, traductor y miembro de la Real Academia Española.

viernes, 12 de noviembre de 2010

"HAY ALGO MÁS QUE LA DEFENSA DE LOS ANIMALES"


ENTREVISTA Antonio Banderas, contra los 'antis'

"Hay algo más que la defensa de los animales"

MUNDOTORO

Madrid (España) "Observo mucha hipocresía en algunas declaraciones ¿Por qué el toro y no otros animales?, ¿por qué no la caza o lo que consumimos?, ¿cómo se crían los animales y en qué situaciones están?. En todo esto parece que hay algo más que la defensa de los animales".

Son palabras de Antonio Banderas en la inauguración de su exposición fotográfica, 'Secretos sobre negro', primera muestra de este género del actor, que se ha inaugurado en el Instituto Cervantes de Madrid.

Banderas ha explicado que "No he sido muy taurino pero no me sitúo contrario a los toros. Lo que me interesa de la Fiesta es que exhala de forma paralela, el rito, el poder, la reflexión sobre la muerte", apunta. En la exposición, Antonio Banderas retrata a la mujer con algunas referencias taurinas, como una modelo con un capote a través de la mirilla de una puerta, entre otras fotografías que aluden al mundo del toro.

La exposición, que ya fue presentada en Nueva York recientemente y que recaudará fondos benéficos, permanecerá abierta al público del 12 al 21 de noviembre en el Instituto Cervants de Madrid y próximamente viajará a Buenos Aires.

IMAGEN: Una de las fotografías de Antonio Banderas en la muestra "Secretos sobre negro".

sábado, 6 de noviembre de 2010

EL TOREO ES UN ARTE ÚNICO


Por Rafael Comino

El Toreo es un arte sublime, arrebatador, nacido en España para todo el mundo, con características propias que le hacen muy diferente a todos los demás, tales como:

1)Se hace y expresa con otro ser vivo , que tiene sus propias reacciones,
2)Ese ser vivo es bravo, y ataca si se le provoca,
3) Por tanto se pone en riesgo la vida del artista,
4)Que ha de ser valiente, muy valiente diría yo.
5)Tiene gran fuerza expresiva puesto que se unen la del propio artista y la del toro; puede decirse que tiene la fuerza expresiva de, al menos, el cante y baile flamencos, el baile clásico, la pintura , la escultura, etc.
6)En este Arte no se puede rectificar, como se hace en la pintura, escultura, poesía, etc, aquí lo hecho queda para la eternidad.
7)Los errores en el Toreo se pagan con sangre, o al menos con una voltereta. En otros artes cuando se comete un error se rectifica y ya está, pero en el Toreo puede costar una cornada,
8)Tampoco se puede ensayar como hace el cantante-cantaor, el bailarín-bailaor, el músico, etc.; en el Toreo lo más que puede hacer el artista es entrenar en el campo, pero sabemos que no hay dos toros iguales; por mucho que entrene, el toro que luego le saldrá en la plaza será distinto,
9)El Toreo emociona doblemente, por su belleza plástica, por su estética y también por el riesgo que conlleva, lo que no ocurre en ningún otro arte, pues es el único que necesita ser validado con el riesgo.
10)Tiene las características de un ritual religioso, en el que se ofrece un sacrificio, el del toro, pero siempre existe la posibilidad de que muera el artista. En este sentido entiendo que en el torero (artista) se produce un terrible dilema: por una parte su instinto de conservación le dice que huya pero, por otra, su sentimiento torero le lleva, inevitablemente, hacia el toro para expresar su arte, lo que finalmente triunfa. El torero siempre lo es por vocación, pues se siente arrastrado hacia el toro por una intensa y profunda fuerza de la que no puede librarse.

Vemos pues que el Toreo es un arte inigualable que, cuando se logra expresar bien, transmite unas sensaciones indescriptibles (por lo menos a mi) intensas, profundas, arrebatadoras, por ello pienso que el Toreo es un Arte Único que, si Dios no lo remedia, a partir de 2012 no se podrá practicar ni ver en Cataluña(tierra con gran tradición taurina), por deseo de unos políticos de mente totalitaria, que identifican Toreo con España , a la que odian, empleando para ello la excusa de que se maltrata al toro, lo que es falso, pero que en cualquier caso es lo que menos les importa, de hecho en la primavera pasada, varios diputados catalanes antitaurinos, fueron invitados a ganaderías de Andalucía y Salamanca, para conocer el toro en su medio natural, como vive y como se le trata, pero rehusaron ir, lo cual demuestra lo que antes decíamos: ¡el toro les importa un bledo!

Precisamente quieren prohibir el Toreo en Cataluña cuando en Francia , hace unos meses y, más recientemente, en Méjico, piden que se considere Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Los prohibidores (en general gente poco de fiar en cualquier aspecto) deberían saber que los sentimientos no se pueden prohibir y, aunque no permitan que se celebren corridas en Cataluña, el sentimiento taurino está y estará en millones de catalanes - o allí residentes- que viajarán a provincias limítrofes para ver toros y, también deberían saber, que ellos pasarán y serán olvidados, o tal vez recordados como dañinos para Cataluña y para la Humanidad, pero el Toreo permanecerá, con modificaciones, como todo en la vida, por siglos mientras haya un toro bravo y un hombre valiente, de corazón grande y alma sensible, dispuesto a ponerse delante, jugándose la vida, para expresar su Arte.

Rafael Comino Delgado
Cádiz

sábado, 30 de octubre de 2010

¿PUEDE UN PREMIO NOBEL SER AFICIONADO A LOS TOROS?


Por: José A. Esparza "Euzkito".
Opinión y Toros


Acaban de otorgarle el Premio Nobel de Literatura a Mario Vargas Llosa, escritor peruano, autor de novelas como “La ciudad y los perros”, “La tía Julia y el escribidor”, “Pantaleón y las visitadoras”, “La casa verde” y “Conversación en la Catedral”, entre otras muchas más de recomendable lectura.

Formó parte del selecto grupo de escritores del llamado “boom” latinoamericano, como García Márquez y Alejo Carpentier. Tardó el tiempo en finalmente decantarse por este soberbio genio de la palabra, de peculiar y delicioso estilo, de difícil facilidad de palabra, y narrador extraordinario de cuentos y relatos, novelas y ensayos, y opinión taurina, además.

Porque resulta que este gran hombre (¿Se puede decir gran hombre a un ganador de un Nobel?) es un defensor de la Fiesta Brava. Lo dijo desde joven y lo sostiene en edad mayor; asiste con regularidad a las corridas y no deja que pase mucho tiempo sin dejar en sus artículos de “El País” de hablar sobre los toros.

Quienes hemos tenido la fortuna de tratarlo personalmente, aunque sea una sola vez, -suerte que tuve en mis años de estudiante de arquitectura, allá por los ochenta, al pie de su casa de Barranco, frente al mar limeño- recordamos su pausado hablar, su claridad de ideas y su donaire.

La pregunta obligada es: ¿Cómo puede un ser humano de la sensibilidad de este gran escritor, entregarse con tanta pasión a la defensa de la Fiesta Brava? ¿Qué explicación puede tener esto que pudiera parecer un despropósito? ¿Sus asiduos lectores antitaurinos -que no dudo los tendrá- lo entenderán como algo natural en él o desde que lo supieron dejaron de leerlo en gesto de protesta?

Aquí la única conclusión a la que se puede llegar se cae por su propio peso. La tauromaquia, una vez más, está muy cerca de los artistas de este planeta. Es innegable. No cabe ninguna discusión más al respecto. Esto ya pasó a lo largo de la historia de la tauromaquia tantas veces, fueron tantos los artistas y seres humanos de admirable humanidad -valga la redundancia- que cayeron subyugados por la Fiesta Brava, que resulta ocioso insistir más en el tema. Fue, es y será así siempre.

Pero en tiempos en los que se ha puesto tan de moda ser “políticamente correcto”, es más que valioso para la Afición en general, que un hombre de la dimensión de Vargas Llosa no le tiemble la mano para escribir bien sobre la Fiesta. También cabe que entre muchos otros galardonados con el Nobel, existan gentes que no gusten de las corridas de toros; pero me hago la pregunta siguiente: ¿Habrán asistido a una corrida verdaderamente? Me atrevo a asegurar que muchos de estos hombres, si nunca lo han hecho y lo hicieran aunque sea por una sola vez, quedarían impresionados con la Verdad, con el Arte y la Fuerza de una corrida.

Estoy más que cansado, como muchos aficionados, a escuchar las diatribas de los antitaurinos, y su persistencia en referirse a ella, cuando en la mayoría de los casos, la desconocen absolutamente…! ¿Cómo puedo sostener una alturada discusión con ellos, si sus argumentos se basan en mitos, mentiras muy gordas y un enorme desconocimiento de lo que sucede desde el nacimiento de un toro bravo hasta su muerte en un ruedo? Soy muy soñador, lo sé, pero anhelo que las personas que no entienden la tauromaquia, tengan la oportunidad de vivir el sagrado rito del hombre y el toro, danzando con la muerte. Y luego, hablaremos.

Y se espera que este regio galardón (probablemente el más grande que un ser humano puede ambicionar) sirva para demostrar que los argumentos antitaurinos podrán aducir mil cosas, despotricar mil veces, acusarnos de lo que quieran, despreciarnos incluso, pero jamás podrán insistir en que la Fiesta Brava y el Arte no sean tan cercanos, tan inmediatos, y que desde siempre van de la mano.

Leer un artículo de toros de Vargas Llosa es una experiencia monumental; no es que él sea un crítico taurino, no.

Los tiempos modernos que vivimos, nunca están más necesitados de arte como ahora. Necesitamos el Arte para sentirnos humanos.
Lea buena literatura, tanto en prosa como en verso, escuche bellas piezas de música clásica, visite museos y disfrute de la escultura y la pintura, vea danzas en vivo, asista a celebraciones tradicionales, reconozca la belleza de una estructura arquitectónicamente perfecta, tome fotografías de lo que más le guste, y goce, y goce, y goce…

También puede directamente seguir mis consejos si quiere experimentar todo esto de golpe: Lea a Mario Vargas Llosa y asista a una corrida de toros.

Estoy seguro que se llenará de Arte del bueno.

martes, 19 de octubre de 2010

EL TOREO PASARÁ AL MINISTERIO DE CULTURA EN ESPAÑA


BURLADERO.COM

La Fiesta de los toros pasará a depender del Ministerio de Cultura, tal y como los toreros y profesionales venían reivindicando en los últimos meses tras la prohibición de las corridas en Cataluña. Así lo ha asegurado el Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba a la delegación de toreros que se han reunido con él esta mañana durante una hora.

Alrededor de la una de la tarde hacían acto de presencia en el Ministerio Enrique Ponce, El Juli, Manzanares, Cayetano, El Cid, Alejandro Talavante y Miguel Ángel Perera, acompañados por el abogado Javier Araúz de Robles y Carlos Núñez, presidente de la Mesa del Toro. Bajo el brazo, el compromiso de González-Sinde de acoger la Fiesta de los toros en su Ministerio.

Ahora, tan sólo faltan unas pequeñas formalidades para hacer oficial el cambio Ministerial, que se prolongará durante varias semanas. Pese a ello, todavía se sucederán las reuniones entre los representantes del mundo del toro y ambos Ministerios para determinar aspectos de orden interno.

Al término de la reunión, José María Manzanares ha ofrecido una rueda de prensa en nombre del resto de sus compañeros para transmitir las buenas sensaciones con el Ejecutivo socialista: "El toreo pasa a Cultura, nos lo ha dicho Rubalcaba, que ha estado muy receptivo con todos nosotros".

Para los toreros, este jueves es un día muy importante porque "el cambio hace que se nos considere artistas. Creemos que se va a apoyar más el mundo de los toros, habrá más apoyo y difusión. El toreo es un arte y por tanto, es Cultura el sitio que nos pertenece".

Sin embargo, para ello los toreros emplazan a los dos grandes partidos, el socialista y el popular "a despolitizar la Fiesta y este debate. Estamos dispuestos a trabajar por conseguir un consenso entre los dos partidos para llegar a un acuerdo y que la Fiesta se mantenga y vaya creciendo cada vez más".

El traslado de competencias, según los toreros, va a implicar "algo positivo para el bien de la Fiesta. Estando en Cultura los apoyos y la difusión de la Fiesta van a estar ahí. Y luego, además, nosotros nos sentimos toreros y artistas, y creemos que es el lugar en el que nos corresponde estar".

Fuera de la rueda de prensa, los toreros se mostraron felices con el acuerdo, que, según explican, puede ir más allá. "El ministro nos ha dicho que los toros no corren peligro, y que van a trabajar junto al Partido Popular para que eso sea así".

martes, 12 de octubre de 2010

LOS TOROS NO ESTÁN PROHIBIDOS EN EL MINISTERIO DE CULTURA ESPAÑOL


La ministra de Cultura de España, Ángeles González-Sinde, ha expresado una actitud favorable a que las competencias de la fiesta de los toros sean traspasadas del Ministerio del Interior a su departamento, según los siete toreros que el pasado 30 de setiembre se han reunido con ella durante más de dos horas.

Las siete máximas figuras del toreo que se han reunido con la Ministra, sin la presencia de José Tomás que fue invitado, fueron : Enrique Ponce, Morante de la Puebla, Manuel Jesús "El Cid", Julián López "El Juli", Miguel Ángel Perera, Alejandro Talavante y Cayetano Rivera Ordóñez.

Se emitió el siguiente Comunicado Oficial del Ministerio:

Valor Cultural: El valor cultural de la Tauromaquia está por encima de enfrentamientos ideológicos de cualquier índole.

Despolitización: La Fiesta del Toro de debe situar más allá de cualquier debate político o ideológico.

Compromiso: El Ministerio de Cultura se compromete a promover la creación de un grupo de expertos que analice la situación de la Fiesta desde un punto de vista alineado con los tiempos actuales. Las puertas del Ministerio de Cultura quedan, en cualquier caso, abiertas para la promoción y el fomento de la Fiesta.

Los toros no están prohibidos en cultura.

martes, 5 de octubre de 2010

FERIAS DE TOVAR DECRETADAS PATRIMONIO CULTURAL INMATERIAL


Giovanni Cegarra

La Alcaldía del Municipio Tovar, Estado Mérida, occidente venezolano, emitió el Decreto D No 00050-2010, de fecha 08/09/2010, en la que declara a las Ferias y Fiestas y los espectáculos taurinos que desde hace 167 años se celebran con motivo de las Festividades en Honor a la Virgen de Regla, Patrona de Tovar, como parte integrante del Patrimonio Cultural Inmaterial del pueblo tovareño, lo que indudablemente marca un hecho histórico y un irrestricto apoyo a la Fiesta Brava, ejemplo a seguir por el resto de Alcaldías de los Municipios del Estado Mérida y de toda Venezuela, donde se realizan corridas de toros en Plazas Fijas y Portátiles.

El decreto reza textualmente:

LCDO. LIZANDRO IVAN MORALES MARQUEZ
ALCALDE DEL MUNICIPIO TOVAR DEL ESTADO MERIDA

En uso de sus atribuciones legales que le confieren los Artículos 54 numeral 5 y 88 numeral 7 de la ley Orgánica del Poder Público Municipal, en concordancia con lo establecido en la Ordenanza del Instituto de Feria en Honor a la Virgen de Regla y en la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) ratificada por la República Bolivariana de Venezuela 12/04/2007.

CONSIDERANDO

Que en nuestro Municipio se celebran de manera ininterrumpida desde hace 167 años en el mes de Septiembre, la tradicional Feria y Fiestas de Tovar en Honor a nuestra Señora la Virgen de Regla.

CONSIDERANDO

Que la Feria y Fiestas en Honor a La Virgen de Regla permiten fomentar el desarrollo económico, turístico, agropecuario, deportivo, difundir nuestra cultura y promover los valores, costumbres, tradiciones y la afición taurina de nuestros pueblos, adquiriendo así un valor inestimable para los habitantes de todo el Valle del Mocoties.

CONSIDERANDO

Que cada cinco años en el marco de la Feria y Fiestas en Honor a La Virgen de Regla se celebra el tradicional Reencuentro de los Tovareños, festividad en la que los Tovareños residentes en el Municipio, en otros Estados de Venezuela y diferentes países del mundo entero se unen para estrechar lazos de afecto, solidaridad e intercambiar culturas y tradiciones entre las diversas generaciones que vuelven a su Pueblo natal para unirse a esta celebración autóctona de la Tovareñidad.

CONSIDERANDO

Que por su trayectoria histórica, su valor religioso y cultural la Feria y Fiestas en Honor a La Virgen de Regla forman parte del Patrimonio Cultural Inmaterial del Pueblo Tovareño.

CONSIDERANDO

Que de conformidad con o establecido en la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), se debe elaborar un inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial de los Estados y en este sentido, se ubica esta Feria y Fiestas dentro de uno de los valores que deben conformar este inventario.

DECRETA

Articulo 1º: Declarar a las Ferias y Fiestas y los espectáculos taurinos que desde hace 167 años se celebran con motivo de las Festividades en Honor a la Virgen de Regla, Patrona de Tovar, como parte integrante del Patrimonio Cultural Inmaterial del pueblo tovareño, unida a sus más arraigadas tradiciones, conforme a las disposiciones contenidas en la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO

Articulo 2º: Dar a conocer a la UNESCO y sus Estados afiliados, el contenido del presente decreto, a los fines de su difusión, promoción y consideración de esta tradición dentro del Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Comuníquese y Publíquese.

Dado firmado y sellado en el Despacho del ciudadano Alcalde del Municipio Tovar del Estado Mérida, en la ciudad de Tovar a los (08) días del mes de Septiembre del año Dos Mil Diez (2010). Años 200o de la Independencia y 151o de la Federación.


LCDO. LIZANDRO IVÁN MORALES MÁRQUEZ
ALCALDE DEL MUNICIPIO TOVAR DEL ESTADO MÉRIDA

lunes, 4 de octubre de 2010

TOVAR DA EL EJEMPLO, SU FERIA DECRETADA PATRIMONIO CULTURAL INMATERIAL


Williams Cárdenas Rubio-Vargas

La bella población merideña, ubicada en el Valle que baña el río Mocotíes en la cordillera de los Andes venezolanos, ha dejado perplejos tanto a los taurinos, como a los antitaurinos.

En una auténtica y contundente demostración del conocimiento de su comunidad, de su cultura, costumbres y folklore, así como de los instrumentos legales que las protegen, el alcalde de la ciudad, D. Lisandro Morales Márquez, ha dictado un decreto para proteger las Ferias y Fiestas de Tovar, unas de las más importantes de Venezuela, que cuentan con la única plaza de toros cubierta que existe en el país, el llamado Coliseo de El Llano, y con una tradición taurina de mas de 167 años.

Este decreto, que invoca el carácter inveterado de las festividades en honor de la Virgen de Regla, Patrona de la ciudad, viene a blindar dichas Fiestas contra los ataques que se están repitiendo tanto en Venezuela, como en otras partes del mundo taurino, contra las Fiestas de Toros, que son la esencia de estas Ferias y que van unidas a ellas desde su origen.

Bastó al Alcalde tovareño dar ejecución a las disposiciones establecidas en la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, elaborada por la UNESCO, para ponerse a la vanguardia del mundo del toro en la defensa de un arte que es universal, como el Arte del Toreo.

La citada Convención, ley en todos los países taurinos, que la han firmado y ratificado, y que los obliga en su condición de “Estados Parte”, establece la necesidad de que se elaboren los inventarios de aquellas manifestaciones culturales que conforman el patrimonio cultural inmaterial de los pueblos, facultando a sus respectivas comunidades a tomar las iniciativas dirigidas a tal fin.

Es por ello que la oportuna decisión del alcalde tovareño se convierte en ejemplo para todos los que tienen a su cargo la responsabilidad pública de conservar y mantener las tradiciones y costumbres que vienen practicando sus pueblos y comunidades, pues cualquier ataque en su contra colisionaría contra el muro infranqueable de una declaración de tal naturaleza.

Tovar, ciudad cuyos hijos se concentraron este año en su Feria para celebrar un multitudinario reencuentro, puede dormir mucho más tranquila sabiendo que sus Ferias y Fiestas continuarán perpetuándose en el tiempo, y que el Arte del Toreo, con el que se conmemoran, se practicará en libertad.

Volveremos a la querida y entrañable Tovar, a sus valles y montañas, a su río, a sus calles y plazas, y a su Coliseo del Llano, a disfrutar de sus corridas de Toros, donde toreros españoles, franceses, mexicanos, venezolanos, colombianos, ecuatorianos, peruanos, portugueses y de otras nacionalidades nos hagan sentir la satisfacción de estar en la ciudad pionera en la defensa de la Tauromaquia como Patrimonio Cultural Inmaterial de su pueblo.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

PEDIRAN ANULACIÓN DE LA PROHIBICIÓN EN CATALUÑA


CATALUÑA Pedirán la anulación de la prohibición
Diputados del PSC preparan un recurso de inconstitucionalidad


MUNDOTORO


Madrid (España). Varios diputados del Partido Socialista de Cataluña están manteniendo reuniones secretas para redactar un recurso de inconstitucionalidad para que la modificación de la Ley autonómica que prohíbe la celebración de corridas de toros en Cataluña sea anulada, según informa El Confidencial Digital.

Las reuniones, en las que también han participado diputados del Partido Popular así como empresarios, ganaderos y juristas, vienen celebrándose desde la votación en la que se prohibieron las corridas de toros y han tenido por objeto articular un grupo que eleve un recurso al Tribunal Constitucional.

Según El Confidencial Digital, que cita a un asistente a las reuniones, el texto a presentar estará completamente listo para el próximo mes de octubre. En él, se sostiene que la prohibición atenta contra la libertad personal, supone una extralimitación de las funciones del Parlament, que no puede prohibir algo legal en el resto de España y contradice uno de los deberes de los poderes públicos: conservar y promover el patrimonio histórico.

El objetivo de los diputados socialistas, molestos con la actitud de CiU y dolidos por el hecho de aparecer ante la opinión pública como los culpables de la prohibición, es reunir un número suficiente de firmas de diputados y senadores para que el Tribunal Constitucional admite a trámite el recurso

viernes, 24 de septiembre de 2010

INTERESANTE COMENTARIO EN DEFENSA DE LA FIESTA BRAVA


Permítame compartir con Ud. carta abierta que está dirigida a un columnista del diario El Tiempo, de Bogotá (Colombia):

Señor
Otto Gerardo Salazar Pérez Villavicencio

Leí su desafortunado artículo "Los toros y los medios" , publicado en el diario El Tiempo, sobre el cual me veo obligado a hacer los siguientes comentarios:

Tilda Ud. de cobardes y trata de ridiculizar, en forma por demás burda y de mal gusto, a los profesionales del toreo que, vestidos de luces, se enfrentan a un animal criado para matar; si Ud. tuviera la valentía de pararse al menos por un minuto frente a un toro bravo, tendría alguna autoridad para lanzar semejantes calificativos, pero, sinceramente, no lo creo capaz de ello.

Tampoco muestra el más mínimo respeto por quienes en forma pacífica asisten a los espectáculos taurinos. Es verdad que en ellos abunda la fiesta, la música y hasta el licor, pero no se presentan en ellos los execrables actos de violencia que semanalmente ocurren en los estadios de fútbol o en sus alrededores, protagonizados por las denominadas "barras bravas" .

Sobre el toro de lidia sí que muestra Ud. un total desconocimiento. ¿Sabe, acaso, que desde su nacimiento hasta el momento de la lidia, es el animal que goza de un mejor nivel de vida? ¿Conoce la génesis del toro de lidia, que a través de cruces genéticos ha llegado a ser una de las especies más bellas pero también más fieras?.

¿Ha leído sobre los trabajos del Dr. Juan Carlos Illera del Portal, catedrático de Veterinaria en la Universidad Complutense de Madrid, donde se demuestra que el toro libera tal cantidad de betaendorfinas al ser excitado, que el umbral del dolor se eleva para que no sienta dolor ni stress durante la lidia?¿Cree Ud. sinceramente en la ridícula afirmación de que al toro se le practican maltratos antes de la corrida, que lo dejarían en pésimas condicones para ser lidiado?.

También quiero aclararle que lo de Cataluña tiene raíces regionalistas y políticas. Los catalanes no han aceptado nunca su integración con España, pero otra cosa ocurre en el resto de la península. ¿Por casualidad observó Ud. en el pasado mundial de fútbol a los espectadores españoles disfrazados de toreros o con camisetas rojas con un toro dibujado en ellas? Es que la gran mayoría del pueblo español se identifica con lo que ellos mismos denominan su "fiesta nacional". Entonces, por favor, deje de pensar por ellos.

Celebro que, por lo menos, a pesar de su odio visceral por las corridas de toros, por lo menos acepte que se trata de un "arte atávico y primitivo". Eso es, ni más ni menos el toreo: un arte con hondas raíces en la historia de la humanidad. Y Ud. sabe que las manifestaciones artísticas y culturales que hacen parte de la tradición de los pueblos de origen hispánico no se pueden acabar con una sentencia o un decreto.

En nuestro país existen las corridas desde los albores de la Colonia, como puede Ud. mismo constatar en las crónicas de la época. Han llegado a identificarse en tal forma con nuestra ididosincracia que a menudo se mezcla la terminología taurina con el habla popular.

Pero, además de ser una expresión artística, como lo acepta la misma Ley y lo define el Diccionario de nuestra lengua, el toreo ha dado lugar a obras maestras en la pintura, la escultura, la música, la literatura, el cine, etc. Pienso que es ésta una afirmación que no necesita ser demostrada por su obviedad.

Con todas estas premisas, no se justifica en modo alguno su protesta porque los medios informen sobre una actividad lícita, reglamentada por la ley, aceptada por los máximos tribunales, que hace parte de nuetra cultura, que constituye en sí misma una manifestación artística y cultural y que - por si fuera poco- genera empleo, desarrollo económico, e ingresos fiscales en las ciudades donde se dan corridas.

ASOCIACION PRO DEFENSA DE LA FIESTA BRAVA "ASOTAURO"
LUIS ALFONSO GARCIA CARMONA
Director Ejecutivo

martes, 21 de septiembre de 2010

RESPETO ANTE TODO


TRIBUNA ABIERTA

Por: Jorge García - Colaborador en Ecuador de O y T

En los últimos días, el mundo del toro se ha visto convulsionado con la “guerra de los anti taurinos” en contra de la mejor de las fiestas, en casi todo el mundo. Comenzó en la propia España y continuó en América pero, en el nuevo mundo, sin mayor fuerza todavía. Sin embargo, la resolución de la Corte Constitucional al declarar a la fiesta brava como parte de la tradición y cultura, ha dado un pequeño respiro y un alerta a quienes estamos cerca, para seguir peleando por lo que nos gusta. En mi querido y bello país, ubicado en la mitad del planeta, se han dado ya, varias actividades a favor de la fiesta, los que se encuentran por buen camino pero, no creo que eso sea suficiente.

Por eso, me atrevo a emitir mi criterio, con un título que dice mucho o poco, dependiendo de quién lo dice. Pues, no todos los ciudadanos tienen la suficiente educación, para poder entender lo que voy a decir. Sin embargo, espero se lo suficientemente claro, para hacerlos comprender. Sí, “respeto ante todo”. Eso es lo que pido. Por ello, veamos que es esa palabra que tan poco se la utiliza pero, que es la base de la vida misma del ser humano. “Respeto es el reconocimiento de que algo o alguien tiene valor. Se lo puede definir como la base del sustento de la moral y la ética. El respeto en las relaciones interpersonales comienza en el individuo, en el reconocimiento del mismo como entidad única, que necesita que se comprenda al otro. Consiste en saber valorar los intereses y necesidades de otro individuo en una reunión o en la sociedad”.

Es decir, hay que aprender a respetar a los demás, para que la gente lo respete a él. Y, eso no es posible si, en lugar de hacerlo, tenemos que lanzarnos groserías, ataques infundados y, sobre todo la fuerza que, solamente demuestra, la incapacidad de quien así se comporta.

Los colombianos, nos han dado una clase de educación, al señalar que la fiesta de los toros es una tradición y, por eso, es parte de su propia cultura. Para ello, veamos que es una tradición: “es el conjunto de bienes culturales que una generación hereda de las anteriores y, por estimarlo valioso, trasmite a las siguientes. Se llama también tradición a cualquiera de estos bienes”.

¿De dónde provenimos los americanos de esta parte del continente? Es fácil contestar: de España. Si señores quienes conquistaron este nuevo mundo fueron los españoles y, con su venida durante siglos, han traspasado al pueblo americano sus tradiciones y, una de ellas, es la fiesta brava que, en nuestro medio la iniciamos con los toros de pueblo. Eso mis queridos amigos, es cultura de un pueblo y, ante eso, no podemos decir lo contrario. Pero, el que a unos nos guste y a otros no, es asunto del gusto de cada persona. No a todos debe gustarles pero, a quien no le guste, por lo menos por educación, deben respetar a quienes si nos gusta. Sin embargo, “no podemos pedir peras al olmo”, como dice un viejo proverbio. Aunque, la educación proviene, básicamente, del hogar.

Señores anti taurinos, por favor respeten a los seres humanos que, aunque piensen diferente, merecen ese respeto de todos los habitantes de este maravilloso mundo, porque eso es educación; y, creo que, por más que en su hogar no les hayan enseñado lo que es el respeto, nunca será tarde para aprender, ya que, el ser humano siempre aprende algo, hasta el último momento de su vida. Ojalá los políticos, que piensen diferente, también se den cuenta, que lo que ellos hacen se va en contra de una gran cantidad de personas que, no son sino pueblo.

jueves, 16 de septiembre de 2010

LOS TAURINOS PIDEN PROTECCIÓN ANTE INSULTOS DE LOS ANTITAURINOS

EFE

La Federación de Asociaciones Taurinas de la Región de Murcia, que encabeza Francisco García, se ha dirigido a la consejería de Presidencia de la Comunidad de Murcia para pedir protección frente "a los insultos e injurias que los aficionados reciben por parte de quienes se oponen a la fiesta".

En el escrito al que ha tenido acceso EFE, García indica que "después de lo ocurrido en Cataluña se está produciendo una radicalización de los antitaurinos , lo que provoca un ambiente de crispación y violencia que ya ha producido graves altercados en algunas ciudades".

"Los aficionados estamos hartos y nuestra paciencia está llegando al límite: no queremos que ocurra ningún altercado, que todos lamentaríamos, porque ellos tienen derecho a manifestarse, pero nosotros también tenemos el derecho a asistir a los toros sin sufrir agresiones físicas ni verbales", continúa García en su carta.

El presidente de la Federación de Asociaciones Taurinas de la Región de Murcia insiste en que los taurinos desean "poder ir a la plaza sin ser injuriados", por lo que piden "a la Administración que adopte las medidas oportunas para evitar esta situación".

sábado, 11 de septiembre de 2010

COMUNICADO DE ASOTAURO DE COLOMBIA

Cumplimos con difundir el comunicado emitido por la Asociación Pro Defensa de la Fiesta ASOTAURO, en el que se aclara los alcances de la sentencia de la Corte Constitucional de Colombia, que ha declarado constitucional la Fiesta de Toros, y que es el siguiente:

COMUNICADO DE LA ASOCIACIÓN PRO DEFENSA DE LA FIESTA ASOTAURO

PRIMERO.- En reciente fallo, la Corte Constitucional declaró la exequibilidad del artículo 7º. de la Ley 84 de 1989, según el cual las corridas de toros, el coleo, el rejoneo, las novilladas, becerradas, tientas, corralejas y las riñas de gallos están exceptuadas de las sanciones establecidas por la citada ley, lo que permite la continuidad del espectáculo taurino, tal como hasta ahora , y desde hace varios siglos, ha tenido ocurrencia en el país. En consecuencia, fueron desechadas las argumentaciones de los enemigos de la Fiesta Brava, que pretendían con esta demanda de inexequibilidad que fueran prohibidas las corridas de toros en el territorio nacional.

SEGUNDO.- Hemos observado que en diferentes medios de comunicación se han difundido versiones o interpretaciones de la citada sentencia que no corresponden a su verdadero contenido. La realidad es que la Corte no ha variado su reiterada jurisprudencia que considera a las corridas de toros como parte de las tradiciones y la cultura nacional y por ello deben ser permitidas por el Estado.

TERCERO. Asimismo, acepta la Corte la calificación que hizo el legislador de las corridas de toros como “expresión artística”, calificación que en sentencia C-1192 DE 2005, fue considerada por la Corte acorde con el criterio jurídico de razonabilidad.

CUARTO.- En cuanto a la acusación de que las corridas de toros son violatorias del artículo 12 de la Constitución Nacional ( que prohibe la tortura, los tratos o penas crueles, infamantes o degradantes), aclara la Corte que se trata de una garantía a la dignidad de la persona humana, a la vida y a la integridad personal., esto es, que dicha prohibición es en beneficio de los seres humanos, no de los animales . No obstante lo anterior, señalamos que a la luz de los modernos estudios científicos, está demostrada la ausencia de sufrimiento en el toro durante la lidia a causa de la liberación de betaendorfinas que eliminan el dolor . Es también una mentira absoluta que al toro se le infrinjan castigos o manipulaciones antes de la lidia para mermar su capacidad defensiva, como lo aseveran los enemigos de la Tauromaquia.

QUINTO.- Impone la Corte algunas condiciones , como la de no celebrar corridas donde éstas no formen parte de la tradición local; que se realicen en las épocas en las cuales se han venido presentando; que, en caso de que ello llegare a ocurrir, se estudie la manera de disminuir el sufrimiento de los animales; que no se inviertan dineros públicos en la construcción de locales dedicados exclusivamente a la celebración de esta clase de espectáculos, lo cual armoniza con el actual uso múltiple que se le da a las plazas de toros. Ninguna de tales condiciones inhibe la actividad taurina, la cual no sólo está autorizada y reglamentada por la Ley, sino que, como parte de nuestro patrimonio cultural, debe seguir gozando de la protección del Estado.

SEXTO.- Quienes, ansiosos de que en el país se regrese a los tiempos de la Inquisición con prohibiciones para los ciudadanos, como la de poder asistir a un espectáculo, han visto frustrados sus propósitos abolicionistas, y se han dedicado ahora a denigrar de la Corte, a desvirtuar el sentido del fallo y a clamar en forma insensata por un referendo popular. Olvidan que el referendo no ha sido creado para desconocer los fallos judiciales, ni para crear inestabilidad jurídica, ni mucho menos para atentar contra nuestras instituciones.

SEPTIMO.- Han arreciado, como consecuencia de este pronunciamiento de la Corte, los ataques contra los amantes de la Fiesta Brava, tildándonos de “bárbaros”, entre otros calificativos. Digamos, con el filósofo Fernando Savater, que “el bárbaro es quien no distingue entre el trato que debemos a los humanos y el que corresponde a los animales”. Sobre los que se ubican fuera de la plaza con falsas banderillas y pintura color sangre, dice que “dan a entender que es lo mismo matar a un toro que a un ser humano”.

OCTAVO.- Continuaremos nuestra defensa de la Fiesta Brava, con argumentos éticos y culturales, pero no caeremos en el insulto y la patanería de la que hacen gala los adalides de esta “nueva cultura” . Tampoco pretendemos que todo el mundo vaya a los toros. Quien no guste de esta Fiesta, que no vaya. Nosotros sí practicamos el respeto a los derechos y gustos de los demás.

NOVENO.- Consideramos que en lugar de contribuir a la paz y armonía que anhelamos todos los colombianos para poder entrar por fin al período de la prosperidad y justicia para todos, la actitud de intolerancia, agresividad y permanente acoso de que hacen gala los “antitaurinos”, está produciendo una nueva división y un motivo más de discordia en un país saturado de conflictos.

DECIMO.- Finalmente, debemos registrar que, a pesar del despliegue que se le brinda en algunos medios a toda voz que se alza en contra de la Fiesta Brava, y de los múltiples llamados a la comunidad (con patrocinio de ONG internacionales) para que se una en contra de la Fiesta Brava, ésta se encuentra ligada en forma indisoluble con nuestra idiosincracia. Así lo demuestra nuestra historia: El nacimiento de nuestra Independencia se celebró con varios festejos taurinos; las fiestas religiosas y cívicas a lo largo y ancho del país siempre han ido acompañadas de corridas de toros; el lenguaje popular está matizado frecuentemente con terminología taurina. A pesar de los esfuerzos de los grupos antitaurinos por instaurar su “vegetarianismo taurino”, el pueblo sigue diciéndoles NO, como acaba de ocurrir con la encuesta adelantada por el diario El Colombiano, segundo en circulación en el país, en la que más del 64% de los votantes votaron en respaldo a la sentencia de la Corte y sólo un 36% votó en contra.

UNDÉCIMO.- Queremos comedidamente solicitar a los directivos y personal de los medios de comunicación que, así como difunden hasta la más absurda opinión en contra de las corridas de toros, lo hagan también con todos los aspectos positivos de la Fiesta Brava, su papel en el arte y la cultura de los pueblos, su contribución a la generación de empleo y de desarrollo, y las noticias favorables a la continuidad de la Fiesta Brava que a nivel nacional e internacional se producen constantemente.

JUNTA DIRECTIVA: Humberto Montoya, Camilo Betancur, Mónica Tamayo de Gallón, Saúl Acosta, Federico Mesa, José Luis Reyter, Mauricio Brand Arboleda, Carlos Enrique Mejía, Blanca Inés Vargas, Paulo Ignacio Gallego.
DIRECTOR EJECUTIVO: Luis Alfonso García Carmona
REVISOR FISCAL: Emiliano Sierra C.

jueves, 2 de septiembre de 2010

COLOMBIA DECLARA CONSTITUCIONALES LAS CORRIDAS DE TOROS

BURLADERO.COM

Las corridas de toros no sólo no se van a prohibir en Colombia sino que la Corte Constitucional ha declarado constitucional la Fiesta. El máximo órgano judicial ha fallado este lunes a favor del toreo, tras una demanda presentada por grupos antitaurinos y que pretendía abolir los festejos en todo el país.

La justicia Colombiana ha sido clara en este aspecto, argumentando que las corridas son parte fundamental de las tradiciones culturales del pueblo colombian. De este modo, Colombia blinda totalmente la Fiesta de los toros contra el ataque de todos los abolicionistas.

Se trata de la segunda ocasión que la Corte Constitucional tiene que debatir sobre este tema. En 2005, la demanda llegó a través de una defensora de los animales,pero la Corte Constitucional rechazó sus argumentos y declaró constitucional la Fiesta, recogiendo en su Sentencia que "el arte de lidiar toros ha sido reconocido a lo largo de la historia como una expresión artística y cultural de los pueblos iberoamericanos. Lo anterior ha sido registrado de diferentes maneras por artistas como Goya, Mariano Benlluire, José Ortega y Gasset, Pablo Picasso, García Lorca, Ernert Heminway, Vicente Blasco Ibáñez... y los colombianos Botero, Obregón y Méndez.

viernes, 27 de agosto de 2010

MENSAJE DE LA PLATAFORMA TAURINA DE VENEZUELA

A LOS TAURINOS DEL MUNDO

Sin desmerecer el trabajo tesonero y arduo que se ha librado en el orbe taurino en defensa de la fiesta de los toros, es Venezuela sin lugar a dudas, la referencia clara en la lucha por la defensa y promoción de la fiesta de los toros en todo el mundo. Para nadie es un secreto, que desde nuestro país se ha facturado una aguerrida batalla con los antitaurinos del mundo, cuando estos nos quisieron borrar de la faz de la tierra y levantar las banderas del triunfo para exhibirnos como una presa de caza cuando saliéramos derrotados los taurinos venezolanos.

Pero resulta que donde menos se pensó, se invirtieron los papeles, y el primer trofeo de los animalistas –para desgracia de los taurinos españoles y del mundo-, lo levantaron en la mismísima cuna donde nació esta artística expresión.
Pero ya basta de lloriqueos, los análisis sobre lo sucedido en Barcelona se encuentran muy bien expresados por nuestros compañeros de "TAURINOS POR CARACAS” (http://www.taurinosporcaracas.blogspot.com/), del cual también orgullosamente formamos parte, cuyo sesudo examen lo recibieron Ustedes por esta vía. Allí plasmamos claramente, que los taurinos en el mundo solo nos hemos limitado a los lamentos y quejidos ante una pírrica victoria de los antitaurinos, que, por mas que las quieran pintar de nacionalismo- aunque tenga algo de ello- su verdadero fondo radica en las luchas de grupos afectos a la protección animal, y eso, queridos y respetados taurinos, NO LO QUEREMOS ENTENDER.

Evitamos decir, que existen grupos en todo el mundo que consideran que el toreo es una práctica de crueldad que atenta contra los “derechos” de los animales, -aunque no quieran las obligaciones de los animales para con el hombre-, y que no puede ser considerada ni una manifestación cultural, artística ni deportiva. Consideran la tauromaquia una forma de tortura y que esta simbiosis reduce el valor que se asigna a la vida. Otros animalistas son radicales a la hora de abordar la cuestión de la tauromaquia y afirman que el origen de su existencia está en que vivimos en culturas especistas, si bien en ocasiones se puede dar la incoherencia moral en la que una parte de sus miembros se oponga al sufrimiento que se produce en una plaza de toros, al mismo tiempo hacen mutis ante el sufrimiento y muerte que se producen en granjas y mataderos cuando de alimentar la especie humana se trata; y se ufanan de ser animalistas pero al mismo tiempo lucen prendas hechas con piel de éstos u otros animales.

Si no logramos una verdadera cohesión de todos los taurinos del mundo nos van a barrer; si no logramos crear y desarrollar estrategias a nivel del mundo taurino nos seguirán atacando hasta desaparecernos, tenemos que dar el debate en todos los terrenos, como lo hicimos en Venezuela -lo estamos advirtiendo, y que conste que nosotros si hemos sabido como se lucha.

Este llamado inaplazable es para que nos reunamos URGENTEMENTE los taurinos del mundo. Desde esta aguerrida y combativa Nación de Bolívar hacemos una convocatoria a todos los taurinos del mundo, sin distingo de ninguna índole, todos sin excepción, tenemos que mirarnos a la cara y exponer nuestros puntos de vista sin entremeses ni cortapisas, para unificar los criterios de esta lucha, que sin lugar a dudas solo persigue eliminarnos y no queremos entender que el objetivo es el exterminio de la fiesta de los toros en todo el mundo.

Queda la propuesta sobre la mesa. Ojala Dios, no lo lamentemos. Esperamos por Ustedes, LA PLATAFORMA TAURINA DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA da un paso al frente para la realización del PRIMER CONGRESO MUNDIAL DE TAUROMAQUIA en VENEZUELA, vamos a crear la ASOCIACIÓN MUNDIAL PARA LA DEFENSA DEL TORO Y LA TAUROMAQUIA, que de una vez por todas unifique criterios y estrategias que le den una sola voz a la infinidad de "actores sociales” que, con buena fe y extraordinaria pasión defendemos la tauromaquia, dejemos el aletargamiento. Actuando cada uno por su lado sin argumentos coherentes no llegamos a ningún sitio. Así sigamos dando todos los festejos del mundo –cosa extraordinaria por demás-, eso es un buen paliativo, pero que como tal, no sustenta las bases sobre la que se tiene sostener por siempre la Fiesta de los Toros.

Por favor establecer comunicación con los siguientes Taurinos de Venezuela, todos integrantes del Directorio de la PLATAFORMA TAURINA DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA:

RAFAEL ESCALONA MARQUEZ, ERICK CORTEZ y NILSON GUERRA ZAMBRANO.

Foto. Nilson Guerra, Erick Cortéz y Rafael Escalona.

sábado, 21 de agosto de 2010

18 MILLONES DE ESPAÑOLES A FAVOR DE LAS CORRIDAS DE TOROS

El 57% cree que la prohibición se debe a motivos políticos

18 MILLONES DE ESPAÑOLES A FAVOR DE LAS CORRIDAS DE TOROS

La gran mayoría de los españoles, contrarios a prohibir la Fiesta

BURLADERO.COM

La mayoría de los españoles están totalmente en contra de la prohibición de las corridas de toros y consideran la abolición de Cataluña una medida exclusivamente política y no animalista. Al menos así se desprende de una encuesta que publica hoy el diario El País, según la cual el 37% de los españoles es aficionado a las corridas de toros, lo que supone cerca de 18 millones de españoles a favor del toreo, confirmándose que el toreo sigue siendo un el segundo espectáculo de masas de este país, muy por delante de otros espectáculos.

El sondeo, elaborado por Metroscopia los pasados días 28 y 29 de julio refleja solamente un 30% de ciudadanos que apoyan la prohibición del Parlamento catalán, mientras que un 57% se muestra en desacuerdo y un 12% no se muestra ni de acuerdo ni en desacuerdo.

A la pregunta de si son aficionados a las corridas, el 60% asegura que no - aunque no son contrarios- mientras que un 37% contesta que sí le gusta este espectáculo (alrededor de 18 millones de españoles) y un 3% no sabe o no contesta. Además, el 58% de los españoles cree que el rechazo en Cataluña tiene que ver con la identificación de las corridas como una fiesta exclusivamente española, mientras que para un 36% la decisión se debe a motivos animalistas.

Según El País, los votantes del PP son los que más se oponen a la decisión del Parlamento catalán (74%), mientras que entre los votantes del PSOE la opinión está más dividida: el 49 por ciento está en desacuerdo con la prohibición y el 37 por ciento a favor.

Pese a ello, el periódico de PRISA cambia y manipula en su portada los datos al afirmar que "La mayoría de los españoles rechaza los toros, pero no los prohibiría", cuando la pregunta de Metroscopia era si les gustaban o no los toros y no si "rechazaban la Fiesta".

En España, más aficionados a los toros que al Real Madrid o el Barcelona

Como dato curioso, tomando en cuenta un barómetro del CIS de 2009, hay más aficionados a las corridas de toros en España que al Real Madrid (32,8%) o el Fútbol Club Barcelona (25,7%). A excepción del fútbol, con cerca de un 60% de aficionados, los toros es el espectáculo con más seguidores, por delante del Baloncesto, Automovilismo, Tenis y Atletismo.

domingo, 15 de agosto de 2010

SIGUE LA VIDA Y EL TOREO

Por Bartolomé Puiggrós

No dejaremos de denostar a los políticos independentistas catalanes, que declararon ciudad antitaurina a Barcelona, este fue Joan Clos alcalde del Partido Socialista de Cataluña y luego a los parlamentarios de Esquerra republicana, Convergencia y Unio y Iniciativa per Cataluña Verds que han prohibido a partir del 2012 los toros en esa región española, por los que no hay que votar en las próximas elecciones. Recuerden CiU = Prohibir. Y nosotros pedimos prohibido prohibir. Por lo que no podemos olvidar ni un momento lo del Parlamento catalán y debemos seguir pasando al ataque para revertirlo y evitar que se pueda propagar.

Pero la vida sigue y así como en Barcelona siguen habiendo corridas de toros en el Perú en estos meses de junio, julio (mes de las Fiestas Patrias de la independencia de España en 1821 el 28 de julio) y agosto, se suceden las corridas de toros por todo el país en especial en las regiones de la sierra que son parte de la Cordillera de los Andes con ciudades por los 3,000 metros de altitud.

En estos días en la sierra central, las corridas de Palca celebrando a Santo Domingo de Guzmán, cerca de Trama en la carretera central que une la costa con la selva pasando por la sierra, donde están enclavadas estas poblaciones, que tiene una bella placita de unos 3,000 espectadores y similar a la antigua de Acho, sin callejón con cuartos al nivel del ruedo imitando a la que construyera en Lima el Virrey catalán Amat en 1766. Sicaya cerca de la ya urbe de Huancayo, que ya organiza hasta cinco festejos seguidos entre la feria de santo Domingo de Guzmán y las de San Juan de Dios, dan fe que parecería que aquí en el Perú, aunque vengan los independentistas catalanes, no podrían prohibir las corridas de toros.

Aun mas al sur también en ciudades de la cordillera como Cora Cora, Chumpi, Chaviña, Pausa y otras en Ayacucho, viene la ruta de Canta, con Lachaqui, Canta con tres corridas, Huaros, y así pasan de las 500 corridas que cada año se conocen en este tan taurino país, porque hay otra cantidad similar, seguro que no se conocen por que en esos pueblos tan pequeños no tienen los medios de comunicación para darlas a conocer, pero hasta toreros de Lima confundidos con los del lugar actúan. En el año no para la actividad taurina, pues cuando es verano en la costa es invierno en la sierra y al revés así que todo el año estamos con festejos taurinos.

Pintura de Ramón Gaya.

sábado, 7 de agosto de 2010

TOREAR Y OTRAS MALDADES

“Lo que no es tolerable es la prohibición, algo que me parece tan abusivo y tan hipócrita como sería prohibir comer langostas o camarones con el argumento de que no se debe hacer sufrir a los crustáceos (pero sí a los cerdos, a los gansos y a los pavos)”

Por Mario Vargas Llosa

El intento de prohibir las corridas de toros en Barcelona ha repercutido en medio mundo y, a mí, me ha tenido polemizando en las últimas semanas en tres países en defensa de la fiesta ante enfurecidos detractores de la tauromaquia. La discusión más encendida tuvo lugar en la noche de Santo Domingo —una de esas noches estrelladas, de suave brisa, que desagravian al viajero de la canícula del día—, en el corazón de la Ciudad Colonial, en la terraza de un restaurante desde la que no se veía el vecino mar, pero si se lo oía.

Alguien tocó el tema y la señora que presidía la mesa y que, hasta entonces, parecía un modelo de gentileza, inteligencia y cultura, se transformó. Temblando de indignación, comenzó a despotricar contra quienes gozan en ese indecible espectáculo de puro salvajismo, la tortura y agonía de un pobre animal, supervivencia de atrocidades como las que enardecían a las multitudes en los circos romanos y las plazas medievales donde se quemaba a los herejes. Cuando yo le aseguré que la delicada langosta de la que ella estaba dando cuenta en esos mismos momentos y con evidente fruición había sido víctima, antes de llegar a su plato y a sus papilas gustativas, de un tratamiento infinitamente más cruel que un toro de lidia en una plaza y sin tener la más mínima posibilidad de desquitarse clavándole un picotazo al perverso cocinero, creí que la dama me iba a abofetear. Pero la buena crianza prevaleció sobre su ira y me pidió pruebas y explicaciones.

Escuchó, con una sonrisita aniquiladora flotándole por los labios, que las langostas en particular, y los crustáceos en general, son zambullidos vivos en el agua hirviente, donde se van abrasando a fuego lento porque, al parecer, padeciendo este suplicio su carne se vuelve más sabrosa gracias al miedo y el dolor que experimentan. Y, sin darle tiempo a replicar, añadí que probablemente el cangrejo, que otro de los comensales de nuestra mesa degustaba feliz, había sido primero mutilado de una de sus pinzas y devuelto al mar para que la sobrante le creciera elefantiásicamente y de este modo aplacara mejor el apetito de los aficionados a semejante manjar. Jugándome la vida —porque los ojos de la dama en cuestión a estas alturas delataban intenciones homicidas— añadí unos cuantos ejemplos más de los indescriptibles suplicios a que son sometidos infinidad de animales terrestres, aéreos, fluviales y marítimos para satisfacer las fantasías golosas, indumentarias o frívolas de los seres humanos. Y rematé preguntándole si ella, consecuente con sus principios, estaría dispuesta a votar a favor de una ley que prohibiera para siempre la caza, la pesca y toda forma de utilización del reino animal que implicara sufrimiento. Es decir, a bregar por una humanidad vegetariana, frutariana y clorofílica.

Su previsible respuesta fue que una cosa era matar animales para comérselos y así poder sustentarse y vivir, un derecho natural y divino, y otra muy distinta matarlos por puro sadismo. Inquirí si por casualidad había visto una corrida de toros en su vida. Por supuesto que no y que tampoco las vería jamás aunque le pagaran una fortuna por hacerlo. Le dije que le creía y que estaba seguro que ni yo ni aficionado alguno a la fiesta de los toros obligaría jamás ni a ella ni a nadie a ir a una corrida. Y que lo único que nosotros pedíamos era una forma de reciprocidad: que nos dejaran a nosotros decidir si queríamos ir a los toros o no, en ejercicio de la misma libertad que ella ponía en práctica comiéndose langostas asadas vivas o cangrejos mutilados o vistiendo abrigos de chinchilla o zapatos de cocodrilo o collares de alas de mariposa. Que, para quien goza con una extraordinaria faena, los toros representan una forma de alimento espiritual y emotivo tan intenso y enriquecedor como un concierto de Beethoven, una comedia de Shakespeare o un poema de Vallejo. Que, para saber que esto era cierto, no era indispensable asistir a una corrida. Bastaba con leer los poemas y los textos que los toros y los toreros habían inspirado a grandes poetas, como Lorca y Alberti, y ver los cuadros en que pintores como Goya o Picasso habían inmortalizado el arte del toreo, para advertir que para muchas, muchísimas personas, la fiesta de los toros es algo más complejo y sutil que un deporte, un espectáculo que tiene algo de danza y de pintura, de teatro y poesía, en el que la valentía, la destreza, la intuición, la gracia, la elegancia y la cercanía de la muerte se combinan para representar la condición humana.

Nadie puede negar que la corrida de toros sea una fiesta cruel. Pero no lo es menos que otras infinitas actividades y acciones humanas para con los animales, y es una gran hipocresía concentrarse en aquella y olvidarse o empeñarse en no ver a estas últimas. Quienes quieren prohibir la tauromaquia, en muchos casos, y es ahora el de Barcelona, suelen hacerlo por razones que tienen que ver más con la ideología y la política que con el amor a los animales. Si amaran de veras al toro bravo, al toro de lidia, no pretenderían prohibir los toros, pues la prohibición de la fiesta significaría, pura y simplemente, su desaparición. El toro de lidia existe gracias a la fiesta y sin ella se extinguiría. El toro bravo está constitutivamente formado para embestir y matar y quienes se enfrentan a él en una plaza no solo lo saben, muchas veces lo experimentan en carne propia.

Por otra parte, el toro de lidia, probablemente, entre la miríada de animales que pueblan el planeta, es hasta el momento de entrar en la plaza, el animal más cuidado y mejor tratado de la creación, como han comprobado todos quienes se han tomado el trabajo de visitar un campo de crianza de toros bravos.

Pero todas estas razones valen poco, o no valen nada, ante quienes, de entrada, proclaman su rechazo y condena de una fiesta donde corre la sangre y está presente la muerte. Es su derecho, por supuesto. Y lo es, también, el de hacer todas las campañas habidas y por haber para convencer a la gente de que desista de asistir a las corridas de modo que estas, por ausentismo, vayan languideciendo hasta desaparecer. Podría ocurrir. Yo creo que sería una gran pérdida para el arte, la tradición y la cultura en la que nací, pero, si ocurre de esta manera —la manera más democrática, la de la libre elección de los ciudadanos que votan en contra de la fiesta dejando de ir a las corridas— habría que aceptarlo.

Lo que no es tolerable es la prohibición, algo que me parece tan abusivo y tan hipócrita como sería prohibir comer langostas o camarones con el argumento de que no se debe hacer sufrir a los crustáceos (pero sí a los cerdos, a los gansos y a los pavos). La restricción de la libertad que ello implica, la imposición autoritaria en el dominio del gusto y la afición, es algo que socava un fundamento esencial de la vida democrática: el de la libre elección. La fiesta de los toros no es un quehacer excéntrico y extravagante, marginal al grueso de la sociedad, practicado por minorías ínfimas. En países como España, México, Venezuela, Colombia, Ecuador, el Perú, Bolivia y el sur de Francia, es una antigua tradición profundamente arraigada en la cultura, una seña de identidad que ha marcado de manera indeleble el arte, la literatura, las costumbres, el folclor, y no puede ser desarraigada de manera prepotente y demagógica, por razones políticas de corto horizonte, sin lesionar profundamente los alcances de la libertad, principio rector de la cultura democrática.

Prohibir las corridas, además de un agravio a la libertad, es también jugar a las mentiras, negarse a ver a cara descubierta aquella verdad que es inseparable de la condición humana: que la muerte ronda a la vida y termina siempre por derrotarla. Que, en nuestra condición, ambas están siempre enfrascadas en una lucha permanente y que la crueldad —lo que los creyentes llaman el pecado o el mal— forma parte de ella, pero que, aún así, la vida es y puede ser hermosa, creativa, intensa y trascendente. Prohibir los toros no disminuirá en lo más mínimo esta verdad y, además de destruir una de las más audaces y vistosas manifestaciones de la creatividad humana, reorientará la violencia empozada en nuestra condición hacia formas más crudas y vulgares, y acaso nuestro prójimo. En efecto ¿para qué encarnizarse contra los toros si es mucho más excitante hacerlo con los bípedos de carne y hueso que, además, chillan cuando sufren y no suelen tener cuernos?

martes, 3 de agosto de 2010

DENUNCIA CONTRA LA PROHIBICIÓN DE LAS CORRIDAS DE TOROS EN CATALUÑA

Para apoyar la denuncia formal en contra de la prohibición de las corridas de toros en la Comunidad Autónoma de Cataluña (España), la Asociación Internacional de Tauromaquia (AIT), que preside William Cárdenas Rubio, solicita a los aficionados del mundo entero y amantes de la libertad que respalden su solicitud ante el Ministerio de Cultura Español.

Apoya esta denuncia enviando un email a la dirección siguiente:


El texto del correo puede ser libre o simplemente envía el siguiente:

"Apoyo firmemente la denuncia presentada por la AIT contra la decisión tomada por el Parlamento de Cataluña, y respaldo que la Fiesta de los Toros sea declarada Bien de Interés Cultural y Patrimonio Universal".

La denuncia requiere del firme y decidido apoyo de todos los aficionados y amigos de la fiesta de los toros.

ENCUESTA DEL DIARIO ABC SOBRE LA PROHIBICIÓN EN CATALUÑA (ESPAÑA)

El Diario ABC de Madrid (España) está realizando una encuesta sobre la prohibición de las corridas de toros en la Comunidad de Cataluña.

Les invitamos a votar y a difundir esta encuesta entre todos aficionados taurinos.

Entra al link siguiente:

http://www.abc.es/encuestas/index.asp?Mode=VOTE&EncuestaId=710

EN CONTRA (Y A FAVOR) DE LAS CORRIDAS DE TOROS

Por Héctor Abad Faciolince
elespectador.com


Estoy en contra de las corridas de toros, pero también en contra de su prohibición. Si uno acepta que una mayoría puede prohibir los toros por compasión animal, tendrá que aceptar que un día otra mayoría (probablemente religiosa), prohíba a todos los ciudadanos matar animales para comer carne. Voy a explicar mi postura, a sabiendas de que no va a satisfacer a taurinos ni a antitaurinos.

La tolerancia consiste en no prohibir lo que no nos gusta. Tolero, aunque no me gusten, las peleas de boxeo o la prostitución: no me gustan, pero tampoco las prohibiría. En este asunto no estoy muy lejos de lo que pienso sobre el suicidio, el tabaco o la heroína: no estoy de acuerdo (casi nunca) con que la gente se mate o se meta drogas pesadas, pero no prohibiría la decisión humana de hacerse daño a sí mismo. Si alguien decide matarse despacio, fumando, o matarse rápido, tomando cianuro, allá él.

El argumento más fuerte de los antitaurinos es que en las corridas se tortura a muerte a un animal. Que al ser el toro un mamífero superior, puede inferirse que su sufrimiento es tan real como el sufrimiento humano cuando nos hiere una espada. No pongo en duda que el animal sufre horriblemente. Así es y es trágico. Pongo en duda la consciencia plena de ese dolor, porque no sabemos cómo funciona la mente animal. El caso es que ese dolor que no niego, no me basta para prohibir. Por lo siguiente: los humanos hacemos sufrir a los animales, ahora y desde siempre; así mismo muchos animales hacen sufrir a otros animales (los cazan, los hieren, los muerden, los desgarran, se los comen).

Los toros son un caso más, entre muchos, de injusticia animal.Es una hipocresía discurrir contra las corridas de toros por la mañana y al mediodía comerse un sanguinolento filete de res. Me dirán: ese lomito no se lo obtuvo con tortura. ¿Cómo saben? El solo hecho de llevar reses al matadero, que huelen y presienten la sangre, es otro tipo de tortura, por rápido que llegue el cuchillo a la yugular o la descarga eléctrica al sistema nervioso. Pollos, gallinas ponedoras y cerdos se crían en condiciones espantosas de confinamiento. Entre una vida de cerdo en celda (un año encerrado en mierda, una cuchillada al final) y una vida de toro de lidia (libre cinco años en dehesa, luego muerto en media hora de pelea), escojo la del toro.

Ni los animales ni los seres humanos somos buenos. Somos despiadados. Comemos animales. Los criamos para montarlos (camellos, caballos) o para comerlos. Olvidar esto es hipocresía de la buena. Es más, los animales domesticados han terminado sobreviviendo —como especie— a cambio del sacrificio final de casi todos los individuos. Sin corridas de toros, sencillamente, no habría vacas ni toros de lidia: se habrían extinguido. Mejor extinguido que toreado, dirá un nihilista. En esto no sabemos si el toro está de acuerdo. Ni podemos saberlo. Yo apostaría al menos a que las vacas de lidia están conmigo.No voy a corridas. Me parecen un espectáculo primitivo. Quizás en eso consiste su encanto y su horror. Pero soy carnívoro.

No veo que haya acuerdo entre las personas sensatas y morales sobre si las corridas deban prohibirse o no. No hay un consenso universal como en el caso de, por ejemplo, los sacrificios humanos o la violación de niñas. Estas conductas están en el terreno de lo intolerable. En cambio, sin muchas investigaciones horrendas sobre animales, la ciencia médica no avanzaría, o avanzaría más despacio. Pese a la conciencia de que nuestro comportamiento no es “justo” con los animales, nos los comemos y experimentamos con ellos. Somos injustos, crueles. Sí. Tenemos que vivir con esa tragedia moral. Y tolerar las corridas, aunque no nos gusten. Tolerar las corridas es tolerar nuestra más profunda condición humana: somos crueles y violentos. De otra forma no habríamos sobrevivido.

No quiero que prohíban las corridas: prefiero que se extingan.

lunes, 2 de agosto de 2010

COMUNICADO DE LA ASOCIACIÓN INTERNACIONAL DE TAUROMAQUIA (AIT)


Comunicado

La Asociación Internacional de Tauromaquia (AIT), integrada por aficionados de todos los países taurinos del mundo, informa a la opinión pública que el Parlamento de Cataluña ha incurrido en extralimitación de funciones al prohibir la Fiesta de los Toros en esa Comunidad Autónoma, y como consecuencia de dicha acción ha causado un expolio a un bien, que como la Fiesta de los Toros, forma parte del Patrimonio Histórico Español.

Por tal motivo, en esta mima fecha, hemos presentado una denuncia formal ante el Ministerio de Cultura, en la que invitamos respetuosamente a la Administración Central, a ejercer las competencias que en materia de defensa y protección del Patrimonio Histórico Español le corresponden, y a las que está legal y constitucionalmente obligada, cuando se produce un hecho de tal naturaleza.

Williams Cárdenas Rubio
Presidente


Madrid, 02 de agosto de 2010.

Si eres aficionado a los toros o a la libertad, puede apoyar esta petición enviando un correo a la siguiente dirección:

info.atención@mcu.es

CARTA ABIERTA DE UN AFICIONADO CATALÁN (ESPAÑA)

Barcelona, 30 de julio de 2010.

Carta Abierta al Sr. Artur Mas

El lider de CiU, sr. Artur Mas, con motivo de la votación para la prohibición de las corridas de toros en Cataluña, declaró haber votado a favor de la prohibición “por una cuestión de conciencia y para dejar a sus hijos una Cataluña mejor”. Dado que no tuvo inconveniente en utilizar a sus hijos para justificar su postura, y como aficionado a los toros que soy, quisiera hacer una reflexión al respecto.

Haciendo un esfuerzo tan titánico como inútil, pues para nada me convence, tendría que creer que el motivo del sr. Mas para orientar el sentido de su voto, fue el considerar que las corridas de toros y los aficionados como yo, somos una influencia perniciosa que debe ser erradicada para que sus hijos puedan heredar “una Cataluña mejor”, según sus propias palabras. Pero me surge la duda de cual es el papel que en este asunto tiene la esposa del sr. Mas, aficionada a los toros, ¿hemos de suponer que también ella representa una mala influencia y un inconveniente para esa Cataluña mejor que el sr. Mas quiere legar a sus hijos?

Posteriormente el sr. Mas, “pulió” sus declaraciones y eliminó a sus hijos de la excusa, pero ya era tarde: la primera versión, por espontánea, creo que era más sincera. En esta segunda versión dijo también que el respetaba otros puntos de vista sobre el tema, etc… Claro, supongo que por eso quiere impedirme ir a los toros. La mala excusa inicial no mejoró en absoluto.

Yo, por mi parte, puedo decirle al sr. Mas que el miércoles 28, hacia las 11:30 h. de la mañana dejé de ser catalán. Si en el lugar donde nací y vivo no puedo ser catalán como yo quiero, como soy y quiero ser, sencillamente dejo de considerarme catalán, y es una decisión irrevocable.

Estoy más que harto de pertenecer a una sociedad aborregada, que tolera todo a su nada ejemplares gobernantes y aspirantes a gobernantes, los cuales se dedican a inventar y fomentar problemas –quizás para ocultar otros-, y a acosar a los ciudadanos. Considero que dichos políticos no son nadie para tutelarme con sus estrechos, mezquinos y sectarios postulados. Sencillamente por ahí no paso.

Eso sí, haré cuanto esté en mi mano para que el sr. Mas no llegue a gobernar Cataluña, y si lo hace, que sea con los cincuenta o cien votos menos que yo, modestamente, consiga que no contribuyan a que el sr. Mas llegue a presidir la Generalitat. Esa será mi pequeña aportación para que los hijos del sr. Mas hereden una Cataluña mejor.

Javier Mª Miguel Peláez
DNI 35079147F
Aficionado a los toros barcelonés y abonado de la plaza de toros Monumental.